GRANADA es noticia
La casa de las mamparas
Publicidad

Por un Corpus más accesible e inclusivo en Granada

La Ciudad Accesible organiza el séptimo de los ‘Paseos por una Granada Accesible’ y ha elaborado un informe técnico con los datos extraídos que hará llegar en estos días al Ayuntamiento de Granada y a la Federación de Caseteros

Parte de los participantes al '7º Paseo por una Granada Accesible' que organiza La Ciudad Accesible

Parte de los participantes al ‘7º Paseo por una Granada
Accesible’ que organiza La Ciudad Accesible

El pasado martes 2 de junio tuvo lugar el ‘7º Paseo por una Granada Accesible’ organizado por La Ciudad Accesible bajo el lema “Por un Corpus accesible”. No es la primera vez que esta entidad realiza esta reivindicación, ya que desde 2011 y principalmente desde 2012, han realizado todos los años una serie de visitas y de actividades en el Recinto Ferial de Almanjáyar de Granada para analizar la accesibilidad del recinto, de las casetas y de todas las actividades que allí se realizan habitualmente.

Es muy importante destacar que la Comunidad Autónoma Andaluza es la única
que tiene regulada en su legislación sobre accesibilidad, el Decreto 293/2009, la obligatoriedad de realizar en los eventos festivos y tradicionales como ferias y fiestas, todas las instalaciones provisionales accesibles.

Antonio Tejada y Mariela Fernández-Bermejo, fundadores de La Ciudad Accesible, afirman que “en el paseo de ayer encontramos que se habían realizado algunas mejoras en el entorno de la portada o en las cabinas de baño de alquiler en las cuales ya se han habilitado algunas accesibles en la puerta de entrada del ferial y en la zona de las atracciones, pero sorprendentemente ninguna hay ubicada en el recinto de las casetas”.

Destacan que los aseos de la Caseta Municipal del Ayuntamiento de Granada están muy bien adaptados pero en el resto de casetas no ocurre lo mismo. Sólo unas pocas disponen de estos baños accesibles a personas con movilidad reducida.

Durante el séptimo de los ‘Paseos por una Granada Accesible’, se han diferenciado en el análisis tres tipos de casetas: institucionales o de empresas públicas o de ese tipo (que deben cumplir 100% la normativa andaluza de accesibilidad); las casetas privadas de socios y asociadas a la Federación de Caseteros (a la que le haremos llegar un protocolo de concienciación y sensibilización para que el próximo año apuesten más por la accesibilidad); y por último, aquellas casetas más comerciales que funcionan como discotecas, bares y demás (que deben cumplir con la accesibilidad como cualquier negocio que se abre de cara al público).

También hay que destacar que hay una gran falta de información en cuanto a los lugares accesibles que existen en el ferial. De hecho, en el plano y programa no hace ninguna alusión a donde están por ejemplo las casetas accesibles, las que tienen rampa y baños adaptados, las fuentes accesibles, los baños adaptados que existen en todo el recinto, etc. En el Punto de Información no se encuentra nada ni nadie donde informen sobre los lugares o entornos accesibles.

Carecen de información por ejemplo de los baños que existen en el recinto, si hay alguna caseta, servicio o atracción (columpios) con atención a personas con discapacidad auditiva, etc. Y cuando se preguntó al personal, a duras penas nos indicaban lo poco que ellos saben ya que no existe ninguna información generalizada u oficial al respecto, y no han recibido ninguna información ni formación sobre estos temas.

En el recorrido, al igual que en otros años, La Ciudad Accesible ha seguido encontrando problemas en el pavimento, en los malos acabados e irregularidades de estos, en la falta de bancos, en las fuentes no accesibles, en los desniveles y escalones que existen en algunas parcelas que provoca que el acceso a las casetas sea en muchos casos casi imposible, sobre todo en las calles traseras, pocos baños adaptados, casi que ninguna barra rebajada, etc.

Una reivindicación que desde el grupo de personas con discapacidad auditiva a los que hemos consultado y que asistieron al paseo nos indicaron, es que en todo el recinto no existe ninguna personas que conozca o sepa la Lengua de Signos Española (LSE) por lo que en una situación de emergencia o de necesidad, es muy difícil poder comunicarse con los responsables.

Tampoco se cuenta con ninguna información específica para las personas con discapacidad visual, ni planos táctiles del ferial, ni información alguna en braille sobre el programa de actividades de la semana de feria, etc. Algunos colaboradores ciegos de La Ciudad Accesible le han hecho llegar estas quejas y propuestas de mejora para años venideros,

También se ha reclamado por parte del colectivo de las personas con discapacidad y de los turistas que visitan el ferial, la necesidad de una mejora en la señalética de todo el recinto destinado a la mejora de la accesibilidad cognitiva y de orientación, como puntos de encuentro, indicación de las casetas accesibles en las propias calles “para evitar vueltas y más vueltas de los usuarios”, etc.

Por último, destacar que no encontramos ninguna atracción para niños (los conocidos cacharricos) que fueran accesibles.

Etiquetado como:

Acerca del autor

Artículos relacionados

Deja un comentario

You must be logged in to post a comment.