GRANADA es noticia
La casa de las mamparas
Publicidad

Por el bienestar de la Gente reivindica las plazas y calles de Granada como lugar para el juego y para el encuentro vecinal

Pilar Rivas señala que los niños requieren para su desarrollo emocional espacios y tiempo para el juego libre y no tutorizado y el Ayuntamiento debe proveer de esos espacios en el diseño de la ciudad

Acto por la infancia de “Por el bienestar de la Gente” (PBG)

¿Se puede salir Fernando? Pregunta Carlos a la madre de Fernando por el telefonillo, así describe Pilar Rivas la ciudad que quiere. La ciudad necesita espacios para el juego libre y no tutorizado de nuestros niños y niñas, explica.

Los niños requieren para su desarrollo emocional espacios y tiempo para el juego libre y no tutorizado y el Ayuntamiento debe proveer de esos espacios en el diseño de la ciudad. Necesitamos calles y plazas para el encuentro, para pasear, para observar, para estar, para mirar y ser vistos, para charlar. No solo calles para ir de un sitio a otro a la mayor velocidad posible y desde luego no solo plazas para beber y tomar tapas o para los turistas. El uso del espacio público en igualdad de condiciones para toda la ciudad especialmente para sus residentes. Esto reivindicamos en este acto además de mostrar la ciudad que queremos.

Por el bienestar de la gente promoverá una ciudad para todos. No es una cuestión de generar espacios “corralitos” como espacio para hacer ejercicio en un tobogán, es una cuestión de jugar de manera libre, los espacios deben promover la creatividad y la relación entre iguales. Además también es una cuestión de que las calles y plazas se llenen de vecinos y vecinas que es lo que da tranquilidad a las madres y a los padres para que sus niños puedan jugar en la calle y seguridad a nuestros niños.

Derogaremos la Ordenanza de la Convivencia para promover un nuevo pacto social de convivencia que nos permita recuperar el uso del espacio público, restándole posibilidades al coche privado y especialmente poniendo límites a la privatización del espacio público para que las grandes compañías turísticas hagan su agosto que al fin y al cabo, flaco favor le hacen a los trabajadores y a las iniciativas locales y nos privan del derecho a uso de la ciudad de sus residentes. Una ordenanza que prohíbe dormir, beber o vender tu artesanía en nuestras calles, una ordenanza que prohíbe todo lo que no gusta, invisibilizándolo en lugar de resolverlo, la mendicidad, la prostitución o la venta ambulante. Una ordenanza que prohíbe incluso jugar a la pelota.

Promoveremos una ciudad con menos pero más eficiente mobiliario urbano para conseguir espacios para dialogar y el encuentro vecinal, recuperando espacio para los peatones y para la comunicación intergeneracional. Y emprenderemos también una batalla contra la contaminación acústica para proteger la salud ofreciendo un espacio más amable.

La tarde de ayer fue una muestra de la ciudad que queremos a la que acudieron niños y niñas de distintos barrios, donde pudimos recordar los juegos de nuestra infancia, la nostalgia se apoderó de los adultos pero la imaginación se apoderó de nuestros niños.

Etiquetado como:

Acerca del autor

Artículos relacionados

Deja un comentario

You must be logged in to post a comment.